“La emoción en el cuerpo cuenta” en Terapia Psicomotriz de ASPACE Badajoz

Partiendo de que no hay cuerpos iguales y que cada cuerpo tiene una historia de vida, podemos decir que nuestras personas usuarias tienen mucho que contar. Este lenguaje corporal parte desde el útero materno, nacimiento, el diálogo de cómo fueron acogidos por sus padres, sus miedos e incertidumbres, cómo fueron formando su vida interior en base al no movimiento o movimiento siempre cuestionado y qué decir del dolor sentido al ser manipulados.

Esta reflexión nos aportó el Departamento de Terapia Psicomotriz de ASPACE Badajoz, que desde principios de 2018 trabaja para integrar un nuevo “Área Tónico Emocional” y que el pasado 5 de noviembre presentó al equipo de tratamiento en una jornada llena de movimiento, conocimiento y diversión, con el lema “LA EMOCIÓN EN EL CUERPO CUENTA”.

La valoración de nuestras personas usuarias queda enriquecida por la aportación emocional que presenta la Terapia Psicomotriz, donde se tiene en cuenta el cuerpo como un todo, es decir, un ser global sin parcelas: a nivel motórico, cognitivo y socioafectivo. El psicomotricista interviene desde la expresión corporal de la persona usuaria, favoreciendo la escucha de sus emociones. Siempre se sigue una estructura en la sesión (rito de entrada, núcleo de sesión y rito de salida) y se respeta el paso por unos espacios en la sala según su nivel madurativo (sensoriomotor, simbólico y de representación), dándole a la persona usuaria una gran seguridad corporal y afectiva.

Poco se habla del Juego en Parálisis Cerebral, siendo un tema esencial para la evolución psicológica de cualquier persona. ¿Y qué ocurre si la persona usuaria no se mueve o sus movimientos son escasos? Nuestras personas usuarias tienen derecho a sentir su cuerpo de igual modo y desde Terapia        Psicomotriz se favorece el movimiento pasando por las etapas del juego que corresponda, para que expresen sentimientos de placer que le harán crecer o conflictos internos de sus etapas más dolorosas.

Como señala Aucouturier, solamente jugando el individuo es capaz de ser creador y utilizar su personalidad en plenitud.